Conoce el Apio

A pesar de que el apio no es una fuente importante de energía, su consumo resulta saludable y refrescante por su contenido en agua, sales minerales y vitaminas diversas. Por tanto, se puede considerar al apio como un alimento regulador por excelencia.

 

¿Cómo conservarlo y utilizarlo?

El apio se puede refrescar sumergiendo la parte inferior de su tallo en agua, aunque el que está marchito nunca recuperará su frescura. Se conserva durante 2 o 3 días en la heladera, mejor envuelto en papel húmedo. Es un vegetal que se puede congelar si se escalda previamente durante unos 3 minutos, aunque al descongelarlo pierde su textura crujiente.

Se puede consumir tanto crudo en ensaladas como cocido. Generalmente, el apio de planta es más adecuado para consumo crudo y aquel comercializado en atados de hojas, “gusto”, lo es para el cocido.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Apio (gusto)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *